Opus Dei Castilla y León

Actividades y Testimonios de miembros de la Prelatura del Opus Dei y cooperadores en Castilla y león

Archive for 26 octubre 2009

Vicario del Opus Dei en Castilla y León: «Los sacerdotes tendríamos que «vendernos» mejor»

Posted by opus dei valladolid en octubre 26, 2009

Ignacio Font 3

ABC (Domingo, 25-10-09)

POR HENAR DÍAZ

El pasado mes de mayo, Ignacio Font fue nombrado nuevo vicario para la delegación de Valladolid de la prelatura del Opus Dei, que abarca Castilla y León, Asturias y Cantabria. De origen catalán, aunque dice ser de muchas partes tras vivir, entre otros lugares, en Galicia, Sevilla, Valencia o Pamplona, ha asumido su nueva responsabilidad en Valladolid, «con mucho ánimo» y con ganas de trabajar para ayudar a la gente de la Obra y a todo aquél que se acerque a las labores apostólicas «a alcanzar la santidad».

-¿Por qué decidió formar parte del Opus Dei?

-Ingresé en él siendo relativamente joven, después de una vida un poco azarosa, ya que quizá hice demasiado el gamberro de pequeño. Descubrí la llamada de Dios y vi que merecía la pena dedicar la vida intentar hacer el bien lo mejor que uno puede sin exclusivismos.

-Y en este tiempo, ¿Qué le ha dado la Obra?

-Me ha dado, sobre todo, la seguridad de que Dios me mira como un Padre, y entonces no hay que tener miedo a nada y a nadie. Y que uno puede ir por el mundo queriendo a toda la gente. El cristianismo no es un mensaje anti-nada ni anti-nadie, sino que es un mensaje a favor de la libertad, de la responsabilidad, de la vida…

-¿Cómo un abogado de profesión se ordena sacerdote?

-Después de 23 años ejerciendo la abogacía, al mismo tiempo que simultaneaba el trabajo con otras tareas relativas al voluntariado, recibí una llamada del prelado preguntándome si quería ser sacerdote, y pensé que hacían falta más sacerdotes que abogados. Así, además pensé que podía aportar toda mi experiencia profesional del conocimiento de la miseria y de las debilidades de los hombres.

-¿Cuál es el estado actual del Opus Dei en Castilla y León y Valladolid?

-La veo bien, pero te mentiría si no dijera que puede y debe crecer mucho la acción, hacerla más eficaz en colaboración con la Iglesia y tratando de ofrecer muchas posibilidades, porque no hay que cerrar el camino a nadie, y, a veces, quizá somos un poco dados a pensar en exclusivismos.

-¿Cuántos miembros tiene la Obra en esta delegación?

-En el ámbito de la delegación, que incluye Asturias y Cantabria y buena parte de Castilla y León, somos alrededor de 3.600, y Valladolid, en concreto, unos mil. De todos éstos, unos 70 son sacerdotes incardinados, es decir, propios de la Prelatura, y en Valladolid hay unos 25.

-¿Cómo ve las relaciones entre el Gobierno y la Iglesia?

-Es obvio que el Gobierno actual tiene alguna serie de disfunciones respecto al planteamiento de la Iglesia, y éste no es sólo eclesial, sino que trata de defender aspectos esenciales de la vida. Atacan a la Iglesia pensando que queremos imponer algo, y no se trata de imponer nada, sino de defender al débil, en el caso del aborto. Lo mismo ocurre con otros aspectos, como la Educación para la Ciudadanía. Lo único que defiende la Iglesia es el derecho de los padres a educar a sus hijos en sus propias convicciones, y el Opus Dei se adhiere absolutamente a las enseñanzas de la Iglesia.

-¿Qué piensa de los que opinan que la Iglesia no debería apoyar tan claramente manifestaciones como las que ha habido contra el aborto o Educación para la Ciudadanía?

-Les diría que los pastores de la Iglesia tienen derecho a determinar una serie de aspectos básicos del derecho natural. Y por tanto, tienen que pronunciarse. Además, creo que el movimiento provida asume gente de distintas posturas ideológicas.

-¿Por qué en la actualidad hay escasez de vocaciones?

-Pienso, por una parte, que es una vocación de sacrificio, de renuncia y eso hoy no vende. Me parece que los propios sacerdotes no lo hemos sabido explicar bien, y tendríamos que vendernos mejor. Si viviéramos una vida de entrega y de renuncia más alegre y más manifiesta a todo el mundo, posiblemente habría más vocaciones.

-La sociedad tiene a veces una imagen negativa de Obra. ¿A qué cree que se debe?

-Creo claramente que es por desconocimiento. Si el desconocimiento viene porque nosotros no nos hemos explicado bien, que quizá es verdad, pues tendremos que tomar nota y ver, aunque también es cierto que hay gente que funciona con unos clichés preconcebidos y ante eso es muy difícil. Yo siempre digo que lo mejor es que vengan y vean.

Posted in General | Leave a Comment »

«Nuestra oenegé defiende que haya un voluntario por cada usuario»

Posted by opus dei valladolid en octubre 22, 2009

La directora de Terral presenta su proyecto de intervención social en El Raval para su posible aplicación en Pilarica.

LOCAL K.jpg

El Norte de Castilla (21.10.09 )
VÍCTOR M. VELA | VALLADOLID

«No sé si voy a poder con esto». La frase sobrevoló los pensamientos de Victoria Guindulain apenas unos segundos, el tiempo que transcurrió desde que pisó por primera vez en el Raval de Barcelona (en el 2007) hasta que se remangó y sus manos se pusieron a trabajar con los más desfavorecidos. A la entrada del barrio, el felpudo estadístico no daba la bienvenida precisamente con una sonrisa. 45.601 habitantes en poco más de 11 kilómetros cuadrados. El 47,4% inmigrantes (la mayoría pakistaníes, filipinos, marroquíes), uno de cada tres habitantes sin trabajo, casi tres mil ancianos que viven solos, 1.250 viviendas subarrendadas y ocupadas por ’sin papeles’, alta concentración de vagabundos, de indomiciliados, de ’sin techo’. «No sé si voy a poder con esto», pensó Victoria al llegar al barrio. Ayer, delante de las alumnas del colegio mayor Los Arces (en la calle de la Pasión) reconoció que sí, que sí que pudo.

-¿Y cómo lo hizo?

-La oenegé Terral trabaja desde el año 2002, pero su labor comenzó mucho antes.
-¿Cuándo?

-En 1954, en torno a la iglesia de Montealegre. La parroquia llevaba a cabo una labor social muy sencilla, ayudar a los más necesitados dando alimento y sustento, colaborando en el arreglo de las casas. Así empezó todo.
-¿Y ahora?
-Es una labor más completa, un apoyo socioeducativo. ¿Sabes lo que es el modelo ‘one to one’?
-Ni idea.

-Pues se trata de un proyecto de voluntariado que nosotros copiamos de Estados Unidos. Se traduce como ‘uno por uno’ y propugna que cada voluntario trabaje con una persona a la que presta una dedicación casi completa para que con su ayuda pueda salir de la situación de miseria en la que se encuentra.

-¿Y hay tantos voluntarios?

-El año pasado conseguimos 150 usuarios y 150 voluntarios. Este año hemos empezado el curso el 15 de septiembre y lo hemos hecho con 56 chicas desde tercero de Primaria hasta segundo de Bachillerato y 60 adultos, la mayoría madres de las otras participantes y de 28 nacionalidades distintas. Es muy importante porque así conseguimos la integración de toda la familia.

-¿En qué consiste el apoyo?

-Es un refuerzo al estudio. Las voluntarias dan clase de lengua (castellana y catalana), talleres de costura y cocina, clases de informática, baloncesto… Queremos que los chavales lleguen a superar la ESO, el Bachillerato o la Universidad, que saquen sus estudios, su carrera. Y que los adultos puedan encontrar trabajo.

-¿Y se consigue?

-Tenemos una historia muy bonita. Al final del curso hicimos una sesión de formación de voluntarios e invitamos a una persona que fue alumno del proyecto en Chicago. Era hijo de inmigrantes mexicanos, lo tenía muy complicado para salir adelante, en un barrio muy desfavorecido. Hoy es directivo de una empresa. Bueno, pues nos dio las gracias a todos los voluntarios porque, como nos explicó, el también tuvo una persona que le apoyó… y lamentaba no habérselo agradecido cuando pudo.


-Y está en Valladolid…

-Queremos ver si este modelo se puede aplicar aquí. Hemos estudiado Pilarica como el barrio donde traer este sistema de voluntariado ‘one to one’. He explicado a las alumnas del colegio mayor cómo funcionamos allí.

-Pero El Raval es un barrio muy complicado.
-Malos tratos, prostitución, mujeres en situación de inseguridad…


-La sede de la oenegé será como una burbuja.

-No, pero lo parece. Yo me pateo el barrio sin problemas, lo conozco, ahora nos movemos como pez en el agua. No nos hemos tenido que promocionar, ya nos conocen y nos protegen. Estamos a su servicio, de ellos y de sus hijos. Y lo agradecen.
-¿Y qué se necesitaría aquí?
-Una red de voluntarios potente. Allí en Barcelona son personas que viven en la zona alta de la ciudad, que tienen una cierta preocupación intelectual e ilusión, ganas de trabajar y de ir a por todas

Posted in General | Leave a Comment »

Las heterodoxias de San Josemaría

Posted by opus dei valladolid en octubre 7, 2009

Jesús Fonseca

El Día de Valladolid.- 6.IX.09

De temperamento fuerte y enérgico, Josemaría Escrivá de Balaguer, anticipativo y muy impulsivo, no dejaba indiferente a nadie. El curita -que es como le llamaba el director del diario La Nueva España de Huesca- era un hombre de carácter. No dejaba pasar una. Divertido, también y de buen humor. Y tenía, desde luego, una fuerza arrolladora. Más de 90.000 personas de 100 nacionalidades distintas forman parte del Opus Dei en todo el mundo.

San Josemaría 3
El fundador de este gran movimiento católico, era proclamado santo tal día como hoy, hace ahora siete años. Se trataba de «uno de esos santos que la Providencia divina suscita de tarde en tarde, a distancia de siglos, para renovar a la Iglesia», en palabras del cardenal Schuster. Escrivá de Balaguer es una de las personalidades más influyentes del siglo pasado. Me lo decía el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, hace un par de semanas. Naturalmente, no faltaron los detractores. Le acusaron de todo. Debió sufrir mucho. Aseguran los que le conocieron de cerca que, a su lado, se palpaba la alegría de vivir. Que todo, en él, en su modo de ser -sus gestos, sus palabras, su sonrisa constante, su mirada amable, alentadora- llevaba a Dios. Argumentan sus adversarios que estaba completamente chiflado. Y sostienen, con desprecio, que no se explican como un hombre de tan pocas luces pudo haber llegado tan lejos. Lo vi tres veces en mi vida. El hecho de haber nacido en un pueblo del Alto Aragón y ser periodista, facilitó los encuentros. El primero de ellos en Barbastro. Tenía yo 19 años y había escrito en La Nueva España un artículo incendiario contra el Opus Dei, al que acusaba de conseguir con malas artes la reja del coro de la catedral de Barbastro para llevársela al santuario, que estaban construyendo en Torreciudad. Vino Escrivá de Balaguer por aquellos días a rezar ante esa Virgen a la que tanto devoción tenía y el director del periódico, Lorenzo Muro, que consideraba el Opus Dei como el más grande disparate y a su fundador como un grandísimo peligro para la humanidad me mandó a Barbastro. «Vete, me dijo. ¡A ver, a ver si son capaces de hacerte algo! ¡Que se atrevan!» Y para allá que me fui. Al pasar San Josemaría -me había colocado yo, como buen gacetillero, en un lugar estratégico-, un hombre que iba a su lado le comentó algo. Me dio entonces la mano sin pronunciar palabra, pero volvió enseguida sobre sus pasos; me miró – ahora más fijamente- y dijo con una sonrisa de oreja a oreja: «algún día nos querrás. Casi 40 años después, no me cabe la menor duda de la sobrenatural intuición de San Josemaría al fundar el Opus Dei. Nadie, hasta entonces, se había atrevido a decir que había que «amar al mundo apasionadamente». Que «el mejor oratorio es la calle». Algo que sonaba a herejía. Nadie a defender que la santidad es para todos. Que no están llamados sólo los sacerdotes y religiosos a vivir con plenitud la vida cristiana. Vamos, que no hace falta vestir hábitos para ser santo. ¡Menos mal! Un mensaje, basado en el amor al trabajo y la libertad, que no puede ser más válido, más actual. Otra cosa es la pertenencia al Opus Dei, que establece una exigencia que no es para todos, ni está, desde luego, al alcance de cualquier temperamento. Del mío, por ejemplo. Pero no por eso he dejado de reconocer siempre el buen hacer de aquel saetazo que nació en un pueblo muy cercano al mío. Ni la aportación entusiasta de sus hijos a la Iglesia universal. Su tenacidad y entrega. Pero lo mejor, lo mejor del Opus Dei, son sus mujeres. ¡Tan preparadas! Tan discretas. Me gusta su manera sencilla y eficiente de moverse. Su caridad, tan alegre, tan humana. Me quedo con ellas.

Posted in General | Leave a Comment »